Polenta cremosa con estofado de champiñones

INGREDIENTES

.3/4 tazas de polenta
2 + 1/2 tazas de agua o caldo
1 cucharada de mantequilla o aceite
1 pellizco de sal

PARA EL ESTOFADO

3 cucharadas soperas de aceite
1 cebolla mediana
1 pimiento mediano
250 gramos de champiñones
2-3 dientes de ajo
1 vaso de vino tinto
1-2 hojas de laurel
1 rama de romero
1 pellizco de tomillo
1 cucharada sopera colmada de maicena
¼ de taza de agua o caldo
sal

PASOS A SEGUIR

Pon a cocer a fuego bajo la polenta con el agua o caldo y un pellizco de sal. Si utilizas caldo, prueba y añade sal sólo si es necesario. El acento de sabor  lo pone el estofado, así que la polenta no debe quedar muy salada. Remueve frecuentemente para evitar que se pegue al fondo.

  1. Si usas polenta instantánea, mantén al fuego unos 5 minutos removiendo frecuentemente. Después apaga y tapa para que espese. Si usas polenta convencional, deberás cocinar unos 30-40 minutos. Cuando esté bastante espesa, prueba el grado de cocción y si es necesario, añade un poco más de agua y mantén otros 5 minutos al fuego.
  2. Retira del fuego, añada la mantequilla o el aceite, remueve hasta que se integre bien y reserva.

.PREPARA EL ESTOFADO

 

  1. En una cazuela, pon el aceite a calentar a fuego medio y añade la cebolla y el pimiento cortados en trozos de 1 centímetro aproximadamente. Rehoga a fuego medio hasta que el pimiento esté blandito y la cebolla esté transparente y con un color dorado. Unos diez minutos aproximadamente, pero podrá variar un poco. Sabrás que están listos cuando empiecen a desprender aroma.
  2. Añade el champiñon limpio y cortado en cuartos. Ve removiendo para que se cocine homogéneamente.
  3. Pela y pica los ajos muy finos, o trituralos con una prensa de ajos si prefieres. Cuando los champiñones empiecen a dorarse y a desprender aroma, añade los ajos y remueve bien para que no se quemen.
  4. Cocina los ajos un para de minutos y añade el vaso de vino. Añade el laurel, el tomillo y el romero y deja cocer hasta que el vino prácticamente se evapore. Unos 15 o 20 minutos aproximadamente. No intentes acortar este paso, ya que el alcohol del vino debe evaporarse, y el sabor del estofado depende directamente de ello.
  5. Disuelve la maicena en el ¼ de taza de agua o caldo. Cuando sólo quede un poco de líquido en la cazuela añade la maicena disuelta. Remueve bien, prueba de sabor, y si fuese necesario añade sal.
  6. Deja cocer un par de minutos para que se espese el caldo y apaga el fuego.
  7. Las cantidades indicadas son para dos porciones generosas o tres entrantes. Sirve en cada plato una porción de polenta y otra de estofado. Ármate de cuchara, y ¡que aproveche!