Almendras Peladas

Categoría:

Cada almendra es una verdadera bomba nutritiva. Enumeramos algunas de sus propiedades más destacadas: Contienen grasas sanas: el 54% de una almendra está compuesto por grasas “buenas” para nuestro cuerpo, como las monoinsaturadas (presentes en el aceite de oliva) y las poliinsaturadas. Solo una pequeñísima parte corresponde a las grasas saturadas o “malas” (menor al 10%).
Aportan proteínas: si buscabas un alimento perfecto para complementar tu actividad física, la almendra es uno de ellos. Por cada 100 gramos de almendras vas a encontrar unos 20 gramos de proteínas. Son una fuente clave para darle a
Aportan energía: las almendras aportan energía al cuerpo sin tener un alto nivel de glucosa. Esto quiere decir que son una fuente de energía muy buena tanto para personas que sufren de diabetes como para las que no. También para los niños.
Ricas en calcio y otros minerales beneficiosos: una ración de 30 gramos de almendras cubrirá el doble que el mismo peso de leche, llegando a satisfacer un 9% de la necesidad diaria de calcio. También aportan otros minerales como magnesio, fósforo, manganeso, zinc y hierro.
Contienen vitamina E: la principal característica de la vitamina E es su propiedad antioxidante. También es muy beneficiosa para tratar alergias, ya que es desinflamante.
Contiene vitamina B2: esta vitamina es muy importante para nuestro organismo, ya que favorece mucho la vista, el buen funcionamiento de las mucosas y el aspecto de la piel.
nuestro cuerpo los aminoácidos esenciales que necesita.

Pollo con Almendras

 

Ingredientes: ½ kilo de pechugas de pollo; dos zanahorias; una cebolla grande; 150 gramos de almendras peladas crudas; 250 ml de caldo de verduras; Salsa de Soja; Una punta de jengibre fresco rallado (unos tres centímetros); una cucharada de azúcar moreno o miel; aceite de oliva virgen extra; una cucharada de maicena.

Preparación: El primer paso es macerar el pollo. Cogemos las pechugas, retiramos los excesos de grasa y cortamos en dados de unos tres o cuatro centímetros de grosor. La idea es que los trozos no sean ni muy pequeños no muy grandes para lograr una buena cocción. Rallamos el jengibre y lo mezclamos con la salsa de soja y el azúcar moreno (con miel también sale muy bueno y aún más intenso). Mezclamos bien este marinado oriental y metemos el pollo. Tapamos con film y reservamos, al menos, media hora en la nevera para que la carne se empape del sabor.

Tostamos las almendras, previamente peladas. Para retirar la piel de este fruto seco, basta con sumergirlas durante unos 20 segundos en agua hirviendo y la cáscara saldrá con una ligera presión de los dedos. Una vez secas, las tostamos en la sartén o wok en la que vayamos a saltear las verduras. Es importante usar siempre la misma cacerola para que, poco a poco, vaya incorporando los sabores de los sucesivos ingredientes.

Seguidamente cortamos la cebolla y la zanahoria en trozos medianos. La receta tradicional deja la cebolla en tacos de unos dos centímetros. Nosotros preferimos cortarla en una juliana que no sea demasiado fina para evitar que se deshaga en la salsa. Salteamos la cebolla y la zanahoria en aceite de oliva virgen extra unos cinco o seis minutos. La idea es marcar la zanahoria (por eso la metemos con la cebolla), no cocinarla entera. Retiramos y reservamos. Posteriormente, cortamos el calabacín de igual manera y, recuerda, salteamos en el mismo wok o sartén en la que hemos hecho la cebolla y la zanahoria.

Cuando el calabacín está marcado, añadimos la cebolla, la zanahoria y el pollo con el marinado. Cocemos a fuego vivo por tres o cuatro minutos hasta que el pollo empiece a dorarse. Por último, añadimos las almendras tostadas y el caldo de pollo, bajamos el fuego y dejamos reducir durante unos 10 minutos. Si vemos que la salsa está muy líquida podemos añadir un poco de maicena o harina de maíz.

Pollo con almendras - Cookidoo® – la plataforma de recetas oficial ...

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Solo los usuarios registrados que hayan comprado este producto pueden hacer una valoración.