Avellana Europea

Categoría:

La avellana es el fruto de tipo nuez del avellano común, Corylus avellana. Etimológicamente proviene del latín nux abellana, «fruto seco o nuez de Avella», pueblo de la provincia italiana de Avellino. Tiene forma esferoidal, con un diámetro aproximado de 10 a 15 mm.  Está formada por una cáscara fibrosa externa que rodea una cubierta lisa en la que se aloja la semilla. La cáscara fibrosa se seca durante la maduración. El núcleo de la semilla es comestible como fruto seco, usándose tanto en crudo como cocinado (entero o en pasta). La piel oscura que recubre la semilla tiene sabor amargo por lo que en ocasiones se retira para el consumo. También se obtiene de la avellana un aceite de sabor fuerte y característico que es de uso alimentario. Las avellanas se utilizan con profusión en confitería, garrapiñadas o mezcladas con chocolate. Es uno de los principales ingredientes de las cremas untables de cacao o similares, como Nutella, Nocilla o Duvalín. La pasta de avellanas es uno de los principales ingredientes de los torts vieneses. Los frutos secos ofrecen gran cantidad de propiedades para nuestro organismo. Entre éstos, destacan las avellanas, que junto a las almendras y las nueces son considerados unos de los mejores. De manera que ya puedes introducir las avellanas en tu dieta diaria, sea con un puñadito para picar o bien junto a un bol de yogurt. Ricas en grasas buenas, nos dan energía, aportan calorías, por lo que conviene moderar su consumo, fibra, y diversos minerales y vitaminas. Veamos sus propiedades y beneficios. Son ricas en ácido oleico, es decir y, como hemos avanzado, grasas monoinsaturadas; y ácido linoleico, o lo que es lo mismo un buen aporte de grasas poliinsaturadas. También tienen una buena cantidad de vitamina E, antioxidantes, y minerales, tales como el calcio, fósforo y magnesio.

¿Qué beneficios aportan?

Como muchos otros frutos secos y alimentos ricos en grasas buenas, protegen nuestro corazón de desarrollar enfermedades coronarias.

Menos colesterol

Como consecuencia de lo anterior, las avellanas también ayudan a bajar el colesterol malo y aumentar el bueno, y ello está directamente relacionado con el corazón y también con la prevención de la diabetes.

Para el embarazo

Contienen ácido fólico, por lo que es bueno para la etapa del embarazo y la lactancia. De hecho, el ácido fólico se suele recomendar en el embarazo para un buen y adecuado desarrollo del sistema nervioso del feto.

Nos da energía

En general, los frutos secos contienen la energía necesaria para afrontar un duro día. En este sentido son recomendables a la hora de hacer deporte, en etapas de crecimiento, a la hora de estudiar o bien cuando estamos atravesando una época de mucho trabajo.

Nos regulan el intestino

Las avellanas son alimentos perfectos para regular nuestro intestino. Esto es gracias a la cantidad de fibra que tienen, algo que nos deja también llenos, con efecto saciante y además nos ayudan a adelgazar.

Recomendaciones

  • Antes de saber si puedes tomar avellanas, es mejor asegurarse, no es la tónica pero pueden haber alergias.
  • No conviene abusar de tales alimentos, pero podemos tomar un puñado de avellanas al día sin problema.
  • Un alimento reconstituyente para todas las etapas de la vida.

 

Merengues de chocolate y avellana europea

Ingredientes:

  • 1 taza de azúcar flor
  • 1/3 taza de avellanas europeas o almendras finamente molidas
  • 1/4 taza de cacao en polvo (sin azúcar)
  • 4 claras de huevo a temperatura ambiente
  • pizca de sal
  • 1/2 taza de azúcar granulada
  • 1/2 cucharadita de extracto de vainilla
  • 1/3 taza de chocolate semi-amargo picado fino, unos 100 gramos

Preparación:

  1. Precalentar el horno a  150C. Preparar 2 bandejas de horno, cubrirlas con papel siliconado o Silpats.
  2. Cernir juntas el azúcar flor, cacao en polvo y avellanas molidas.
  3. Con la batidora, batir las claras con la pizca de sal a velocidad media-alta hasta que estén espumosas, ir agregando el azúcar granulada de a cucharadas, cuando la terminen de incorporar, subir la velocidad a alta y batir hasta que tengan un merengue de picos duros, no debe caerse la punta al dar vuelta el batidor. Agregar la vainilla y batir solo lo necesario para incorporar.
  4. Verter la mezcla del cacao cernida y trabajando con una espátula incorporar al merengue. Va a bajarse un poco. Mezclar bien con movimientos envolventes, al final agregar el chocolate picado.
  5. Con una cuchara formar montoncitos en las latas de horno ya preparadas, dejar unos 2 cm entre cada uno. Espolvorear ligeramente con azúcar flor antes de hornear.
  6. Hornear por 10 minutos, sin abrir el horno bajar la temperatura a 100C y hornear por una hora mas. Sin abrir el horno.
  7. Sacar del horno y dejar enfriar sobre una rejilla. Una vez fríos despegar del papel y servir.
  8. Guardar en un pote hermético por 2-3 días, si se humedecen se arruinan, nunca refrigerar.

Merengues de chocolate y avellanas europeas

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Solo los usuarios registrados que hayan comprado este producto pueden hacer una valoración.