Galangal

La galanga se ha utilizado durante mucho tiempo como una especia culinaria y una planta medicinal. Originaria del sudeste asiático, donde ha sido una parte importante de muchas culturas asiáticas, tiene un sabor y aroma similar al de la raíz de jengibre. Las cualidades picantes y aromáticas de la galanga la convierten en un ingrediente ideal en varios platos tradicionales, como las sopas y el arroz. Existen dos tipos de galanga que se usan comúnmente en la cocina y como planta medicinal: la galanga mayor (alpinia galanga) y la galanga menor (alpinia officinarum). En particular, esta última desempeñó un papel fundamental en las dietas, con su aspecto rojizo y sus raíces que recuerdan a dedos largos y delgados.

Raíz de galanga.

Junto con el jengibre, el uso medicinal de la galanga se ha extendido a Europa a través de las rutas comerciales con Asia. En tiempos más modernos, sin embargo, el jengibre ha tomado la fama y la galanga se ha vuelto relativamente desconocida para los mercados occidentales. Pero no siempre ha sido así. En efecto, hubo períodos en los que la galanga desempeñó un papel importante en Europa y, en particular, durante la Edad Media. Se cree que la práctica de la medicina monástica usaba la galanga para curar una variedad de dolencias, y que para algunos esta raíz tenía poderes milagrosos. El uso de la galanga en las tradiciones curativas occidentales continuó desde la medicina monástica hasta la medicina tradicional alemana, y luego se extendió a otros iguales del viejo continente.

Propiedades y beneficios de la galanga.

Los efectos medicinales de la galanga son particularmente extensos. Por ejemplo, tiene notables propiedades antimicrobianas y antioxidantes; sin embargo, dado que la galanga y el jengibre están estrechamente relacionados, no es sorprendente que los beneficios para la salud de la primera sean muy similares a los de la segunda. Más específicamente, los compuestos orgánicos activos que se encuentran en la planta de la galanga incluyen flavonoides, taninos y aceites esenciales, que trabajan por separado y en combinación para generar una amplia variedad de efectos positivos en el cuerpo humano. Por ejemplo, los flavonoides y los taninos, que suelen ser lo que amarga los alimentos, junto con los aceites esenciales, son la razón por la que la galanga se considera una planta antioxidante y antiinflamatoria tan poderosa. Por lo tanto, se le han atribuido características a la galanga:

  • Antioxidantes.
  • Antiinflamatorio.
  • Antibacteriano.
  • Antivirales.
  • Antimicóticos.
  • Antihipertensivo, ya que puede reducir la presión arterial.
  • Alivio del dolor.

Considerando lo anterior, no es sorprendente que la galanga terminara siendo incluida en una larga serie de tratamientos:

  • Artritis, reumatismo, dolores articulares y musculares y esguinces,
  • Náuseas.
  • Malestar digestivo, como gases, diarrea y malestar estomacal.
  • Enfermedades respiratorias como asma, bronquitis, tos y dolor de garganta.
  • Tratamiento tópico como antifúngico.
  • Tratamiento de la halitosis crónica.
  • Antioxidante y alivia el resfriado común.
  • Agotamiento, fatiga y debilidad.
  • Estimulación del apetito,
  • Disminución de la presión arterial y mejora de la circulación.

Por supuesto, no todas estas propiedades beneficiosas han sido suficientemente analizadas por la medicina tradicional y, por lo tanto, antes de familiarizarse demasiado con esta planta, le recomendamos que hables y consultes con tu médico.

Cómo usar la galanga.

Aunque la galanga también se puede usar en aplicaciones tópicas, la mayoría de los beneficios para la salud se obtienen comiendo la raíz cruda, seca o en polvo. Puede guardar las raíces frescas de galanga durante semanas en el frigorífico. El polvo de Galanga se obtiene a partir de raíces secas, que se muelen. Se puede usar la galanga en polvo recién molida para salsas, curry, sopas. O puede agregar pequeñas cantidades de polvo de galanga durante la cocción.

Sopa de pollo con leche de coco

 

Ingredientes: Para 4 personas

 

  • 500 gr de pollo
  • 1/2 litro de caldo de pollo
  • 400 ml de leche de coco
  • 200 gr de champiñón ostra
  • 1/2 cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • 2 cucharadas de salsa de pescado
  • 1 cucharadita de sal
  • 1 cucharadita de azúcar
  • 4 rodajas de galangal
  • 2 tallos de hierbalimón o limoncillo
  • un buen puñado de cilantro
  • 3 o 4 hojas de lima Kaffir
  • 1 lima
  • 3 aji
  • Preparamos los ingredientes y los reservamos:
    • aplastamos los ajos y quitamos su piel
    • aplastamos los chilis
    • cortamos la cebolla en dados
    • quitamos la parte más dura de la punta del limoncillo, lo aplastamos y cortamos en trozos de unos dos centímetros
    • cortamos el galangal en rodajas
    • el cilantro lo cortamos en trozos
    • con las manos troceamos los champiñones de ostra grandes en pedazos más pequeños, los que son pequeños los dejamos tal cual
    • quitamos el nervio de la parte del centro de las hojas de lima Kaffir
    • cortamos el pollo en el tamaño que te guste, yo hoy lo hago en trozos un poco grandes
    1. En una olla calentamos el caldo de pollo y la leche de coco
    2. Cuando esté hirviendo añadimos los ajos, los ajis, el galangal, el limoncillo, las hojas de lima Kaffir y dejamos hervir un minuto hasta que empiecen a salir los aromas de cada hierba.
    3. Incorporamos el pollo, la cebolla, la sal y el azúcar. Lo movemos bien y lo tapamos.
    4. Cuando el pollo esté cocinado, agregamos los champiñones de ostra y lo movemos otra vez y lo dejamos cocinando unos tres minutos más.
    5. Apagamos el fuego y añadimos la salsa de pescado y el zumo de lima, lo movemos todo bien y ya está listo para servir.

    Para emplatar: lo ponemos en un bol y añadimos una buena cantidad de cilantro por encima. La podemos comer sola o acompañada de arroz Jazmín hervido. Un plato genial para los días más fríos.

Tom Khai Kai, sopa de pollo, sopa tailandesa, sopa de pollo tailandesa, sopa de pollo con leche de coco, cocina tailandesa

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Solo los usuarios registrados que hayan comprado este producto pueden hacer una valoración.