Higos con Nueces en Almibar

Categoría:

La receta de higos en almíbar es apenas una expresión de lo importante que ha sido este fruto. En realidad, el higo y su árbol ha sido apreciado desde la antigüedad. Dentro de religiones orientales como el budismo y el hinduismo existe mucho respeto e historias de aprendizaje popular. La influencia de este producto es tal, que existen al menos dos países que lo añaden en sus escudos patrios. Uno de ellos es Indonesia y el otro es Barbados, lugar en el cual este comestible natural abunda.

Los orígenes

A lo largo de los años, esta fruta ha sustentado la vida humana y también la de muchas especies desde hace millones de años. Se piensa que este es uno de los alimentos más influyentes de la vida en la tierra desde sus inicios. Su origen es oriente próximo y de allí se expandió hacia Europa en donde fue acogida por los romanos. Este es un dulce tradicional en territorio vasco y probablemente esto permitió que la preparación fuese exportada a Latinoamérica en donde es folklórica.

El almíbar es una preparación de tradición árabe y por eso no extraña que sea tan influyente en España. Fue esa sociedad la que descubrió que muchas frutas estacionales podrían conservarse por largo tiempo utilizando el azúcar. Precisamente, lo que hace esta sustancia es retener el agua con lo cual la condición para la aparición de microorganismos propia de la descomposición ocurra con mucha lentitud.

Los almíbares son mezclas de agua y azúcar que se consiguen mediante la cocción. Dependiendo del nivel de calentamiento y las concentraciones de ambos ingredientes, se pueden obtener diversos tipos de caramelo. Este es uno de los dulces más extendidos en la historia y de hecho es una técnica conocida desde hace mucho tiempo. Al mezclar con las frutas queda un producto bastante suave, dulce y más saludable que por ejemplo un caramelo normal hecho solo a base de azúcar, agua y saborizante.

Los beneficios nutricionales

Los higos son una fruta con una riqueza nutricional notable y esto lo sabían los antiguos. Una de sus principales ventajas es su abundancia en fibra, lo cual le convierte en un fruto sustancioso y positivo para la digestión.  Además, este es un alimento bastante energético y no se puede decir que es tan bajo en calorías. De hecho, 100 gramos de higo implican el consumo de unas 248 calorías en el cuerpo humano.

Otro aspecto muy positivo es la riqueza mineral de esta fruta, entre lo que destaca su aporte de calcio, potasio, magnesio, fósforo y hierro. Esto último explicaría la alta valoración que diversas civilizaciones han tenido con respecto a este producto a lo largo de la historia. En una medida menor también generan cierto aporte de sustancias antioxidantes. Añadido a esto, los higos tienen ciertas cantidades de psoraleno, una sustancia que es positiva para el cuidado de la piel. Tarta de queso con higos en almíbaron

Tarta de queso con Higos en almíbar

Ingredientes

Preparación

  1. Se trituran las galletas con la mantequilla y se cubre con ellas la base de un molde desmontable, y se compacta bien en el fondo.
  2. Se mezclan bien con la batidora todos los demás ingredientes, y se ponen sobre la base de galletas. Se hornea a horno suave, 180º el tiempo necesario para que quede cuajada, de 35 a 45 minutos. Se puede pinchar con una aguja o un palito de brocheta, y si sale limpio, es el momento de sacar del horno. El tiempo puede variar de un horno a otro, por eso lo mejor es vigilar y comprobar cuando se ha cuajado.
  3. Para hacer la cobertura, se ponen los higos lavados y enteros en un cazo, se cubren con el azúcar, se riegan con el zumo de los dos limones, y se dejan reposar un par de horas. Luego se pone a fuego muy lento, removiendo de vez en cuando, hasta que tienen la consistencia de una mermelada.
  4. Con la tarta ya refrigerada, se reparten los higos y su almíbar por la superficie y se sirve fría.

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Solo los usuarios registrados que hayan comprado este producto pueden hacer una valoración.