Laurel Hoja

El laurel es una de esas hierbas aromáticas que desechamos tras la cocción, por lo que muchos tienden a pensar que se trata de un ingrediente opcional y que no es necesario su uso; sin embargo, las hojas de laurel aportan un sutil sabor nuestros alimentos que puede marca la diferencia entre un gran platillo y uno medianamente bueno. Es bien cierto que el laurel tiene un sabor poco fuerte si lo comparamos con muchas otras hierbas aromáticas y especias, como también es cierto que su ligero sabor dulce resalta los sabores de la carne de res, del pollo e incluso de las verduras. Como te imaginarás, al tratarse de una hierba aromática con tantas propiedades, el laurel ha sido utilizado para muchos y variados fines, muy especialmente para aquellos relacionados con la cocina y la medicina natural. En la gastronomía, el laurel es frecuentemente empleado como condimento, sobre todo en la preparación de platillos de la cocina mediterránea. Suele ser un ingrediente clave en sopas y numerosos guisos, así como en el adobo de las carnes, los pescados y los mariscos. De igual forma, se utiliza para aderezar vegetales horneados, salteados o al vapor, e incluso sirve para dar aroma a algunos postres, como el popular arroz con leche. Normalmente, sus hojas se usan enteras o molidas, pero siempre secas y nunca frescas, ya que, como bien decíamos anteriormente, el consumo de hojas de laurel frescas podría resultar tóxico. Las asombrosas propiedades que posee han hecho del laurel una hierba muy valorada en el campo de la medicina natural, ayudando en el tratamiento de múltiples dolencias. Por lo general, se le utiliza para tratar problemas estomacales, tales como indigestión, cólicos y pérdida de apetito, para lo cual se aconseja incorporarlo a las comidas o beber una infusión de sus hojas. De igual manera, ayuda a relajar los músculos y a aliviar el dolor por inflamación, esto si se aplica su aceite sobre la piel y se dan suaves masajes. Por otra parte, puede ayudar a reducir el estrés y a calmar la ansiedad, si se aspira el aroma de sus hojas e incluso de su aceite esencial.

  • Antiinflamatorias: gracias a su contenido de eugenol el laurel ayuda a reducir la inflamación y a relajar los músculos.
  • Ansiolíticas: las hojas de laurel poseen un efecto tranquilizante, tanto para la mente como para el cuerpo, especialmente cuando sus hojas se queman.
  • Vasoconstrictoras: el laurel ayuda a mejorar la circulación de la sangre y beneficia al sistema nervioso, por lo que resulta ideal para tratar migrañas y cefaleas.
  • Potenciador del sistema inmune: al ser una fuente de antioxidantes, el laurel ayuda a incrementar las defensas y a proteger al organismo contra agentes externos dañinos.
  • Expectorantes: el laurel funciona como un remedio natural para despejar las vías respiratorias frente a gripes y catarros, e incluso ayuda a tratar problemas de alergias y de asma, promoviendo una buena respiración.
  • Humectantes: en vista de que el laurel posee un aceite rico en antioxidantes, vitaminas y minerales, su uso tópico puede favorecer la apariencia de la piel.
  • Antimicrobianas: el laurel ayuda a desinfectar ya a eliminar bacterias, previniendo posibles enfermedades e infecciones.
  • Piña asada con Laurel y Agua de azahar

  • 200 gr de Piña natural

  • Canela
  • Nuez moscada
  • 50 gr de Pistachos sin sal
  • Hojas de Laurel
  • 40 gr de Agua de Azahar 

– Como siempre recomiendo, preparar todos los ingredientes y tenerlos a la mano, para que no se nos olvide ningún ingrediente.
– Cortar la piña en rodajas de 1cm de espesor aproximadamente.
– Mezclar la canela con la nuez moscada (Cuando yo uso canela y nuez moscada pongo siempre más canela que nuez moscada, ya que el sabor de la nuez moscada es bastante intenso. Aquí use 1 cucharada de canela y 1/2 cucharadita de nuez moscada.
– Partir los pistachos en trozos pequeñitos (que no molidos).Empapar las rodajas de piña con el agua de azahar, la mezcla de canela y nuez moscada.
– Hacer esto por ambos lados de la piña para que absorba bien el sabor de todos los ingredientes.
– Colocar una hoja de laurel en cada rodaja de piña.
– Agregar un poco de pistachos molidos en cada piña y hacer esto también por cada lado.
– Dejar reposar por 40 minutos para que la piña suelte un poco su propio jugo y se mezcle con el resto de los ingredientes.

Calentar una sartén, sin nada de aceite.
– Cuando esté bien caliente, colocar las rodajas de piña (con las hojas de laurel y los pistachos).
– Asar la piña 5 minutos por cada lado a fuego medio alto.
– Dejar que las hojas de laurel se quemen un poco para que les deje un aroma un poco ahumado.
– Servir y decorar con un poco más de pistachos crudos.

Yo recomiendo comerla un poco caliente, pero fría también está rica.

Piña asada con Laurel y Agua de azahar

 

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Solo los usuarios registrados que hayan comprado este producto pueden hacer una valoración.