Lemon Grass

Es nativa de la región ecuatorial de Asia y África.Se utiliza mucho en la preparación de infusiones, en pastelería sobre todo para aromatizar cremas, incluso se puede agregar a la cocción de sopas y caldos por su aporte de frescura y sabor. En la industria química se usa mucho para la preparación de jabones y detergentes. En el organismo tiene efectos carminativos, digestivos y expectorantes. Luego de extraídos los aceites de las hojas, éstas se agregan al forraje de ganado o para mejoramiento de suelos. El lemon grass o hierba limón (Cymbopogon citratus) es unas de las plantas que se consumen desde tiempos inmemoriales con propósitos medicinales además de como ingrediente en la cocina. Su introducción en las cocinas occidentales no es nueva, pero sí es cada vez más utilizada y más popular por el uso que le dan los grandes chefs. El lemon grass, también conocido como limoncillo, citronela o citronella (su aceite), zontol o zacate de limón entre otros nombres, es originario de la India, muy utilizado en la cocina tailandesa y vietnamita. Se trata de una especie herbácea rústica y perenne muy aromática, ofrece un sugerente aroma a limón y un ligero sabor agridulce. En nuestros mercados podemos encontrar el lemon grass fresco, congelado, en conserva o seco, éste último es el que proporcionará menos sabor, puedes encontrarla bajo el nombre de sereh. Si lo adquieres fresco, puedes conservarlo en el frigorífico unos días, como no resulta fácil encontrarlo en muchos sitios, puede ser conveniente congelarlo bien envuelto e ir retirando lo que desees utilizar. Del lemon grass se consume el bulbo, que es la parte más tierna y los tallos pelados (los cinco centímetros más cercanos al bulbo), aunque sus capas externas son muy fibrosas, pueden también utilizarse para aromatizar caldos, pero después deben desecharse. En recetas de cocina oriental combinado con jengibre, ajo, chiles, cilantro, pescados, mariscos, pollo, etc., es una delicia, proporcionando platos frescos y con sabores sutiles si se saben utilizar las proporciones. Con la hierba limón puedes elaborar sopas, guisos, ensaladas, salsas o marinadas con un exótico toque cítrico que seguro te encantará, incluso puedes disfrutarla en infusiones que, como hemos dicho, se le otorgan propiedades curativas actuando como digestivo, relajante, analgésico, antidepresivo, cicatrizante, expectorante, etc. Algunas leyendas de Malasia atribuían al limoncillo poderes de protección, por lo que antiguamente se consideraba una planta sagrada. Hoy en día ya no hablamos de poderes, sino de propiedades. Los aceites esenciales y otros fitonutrientes (flavonoides y ácidos fenólicos) presentes en la planta de limoncillo le otorgan interesantes propiedades medicinales muy beneficiosas para el ser humano. ¿Cuáles son los beneficios de la hierba limón para tu organismo? Según investigaciones científicas recientes, son muchos. En aromaterapia el uso de los extractos de esta planta también es muy común.

A nivel terapéutico destacan las propiedades:

  • Antiinflamatoria
  • Antiparasitaria
  • Bactericida
  • Antidiarreica
  • Antifúngica

Los aceites y otros nutrientes curativos presentes en la planta contribuyen a prevenir y aliviar problemas digestivos y estados dolorosos provocados por la gripe y el resfriado. La gastronomía oriental propone una gran variedad de recetas que incluyen el limoncillo entre sus ingredientes principales. Por su aroma fresco y cítrico, la hierba limón es ideal en la preparación de platos dulces o salados:

  • A base de carne
  • Recetas de pescado
  • Sopas y currys

Los amantes de los sabores exóticos disfrutan del limoncillo en la preparación de recetas de todo tipo, pero la infusión de limoncillo es ideal si quieres aprovechar los beneficios de esta planta medicinal sin alterar tus recetas tradicionales.

Crema catalana de lemon grass y cardamomo

 

Ingredientes

 

  1. Combina leche con especias en una olla y lleva a ebullición, en cuanto hierva retira del fuego y deja reposar 15 minutos para que la leche infusione, pasado este tiempo filtra la leche a través de manta de cielo y reserva.
  2. Bate las yemas de huevo junto con media taza de azúcar y la maicena hasta que obtengas una mezcla pálida y cremosa.
  3. Regresa la leche filtrada a la olla y calienta a fuego bajo hasta que empiece a evaporar, poco a poco y sin dejar de batir añade la mezcla de huevo, cocina moviendo con un batidor de globo hasta que espese aproximadamente por 7 minutos.
  4. Llena 6 moldes individuales y lleva al refrigerador por 1 hora o hasta que se enfríen por completo.
  5. Para servir espolvorea una cucharada de azúcar en cada molde y quema con un soplete de cocina hasta que se funda y forme una capa delgada de caramelo. Comparte y disfruta.

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Solo los usuarios registrados que hayan comprado este producto pueden hacer una valoración.