Mermelada de Damasco

Categoría:

No hay mejor forma de consumir fruta fuera de temporada que en mermelada. La mermelada nació para conservar la fruta, su sabor y sus propiedades en el tiempo, y pese a lo que piensa mucha gente, la mermelada contiene muchos beneficios para la salud. Así que, si aún no conoces los beneficios de la mermelada, sigue leyendo.

La mermelada y sus beneficios

No vamos a discutir que la mejor forma de comer la fruta es nada más se coge del árbol. Y al igual que pasa con las verduras y las hortalizas, al cambiarlas de estado éstas reducen algunas de sus propiedades. Y esto pasa al convertir la fruta en mermelada, se pierden algunas vitaminas, pero se conservan la mayoría, y los minerales que contiene la fruta se mantienen intactos, lo que hará que recargue con electrolitos nuestro organismo para que se mantenga perfecto.

La mermelada nos traerá un gran aporte de energía, grasas y glucosa, que nos ayudará a sobrellevar momentos del día con mucha actividad. Por lo tanto, es muy recomendable para los deportistas y para los niños con mucho ejercicio físico durante el día.

Una de las virtudes de la mermelada es que se come tanto la pulpa como la piel, por lo tanto, se come la fruta entera. Esto hace que uno de los beneficios de la mermelada sea el gran aporte de fibra por parte de la piel, por tanto, te ayudará al buen funcionamiento del tránsito intestinal.

Por su lado, el alto aporte de azúcar será beneficioso para los niños y deportistas ya que gastan una gran cantidad de energía, y es que el azúcar, pese a ser uno de los alimentos más odiados, es un gran aportador de energía de forma natural.

Ahora que ya sabes un poco más sobre los beneficios de la mermelada sólo tienes que elegir bien tu mermelada favorita y empezar a mezclarla tanto con platos salados como dulces, ya que su uso es muy diverso y variado. ¿Te atreves a probar nuevos sabores y aprovecharte de los beneficios de la mermelada.

Pastafrola de Damasco


Ingredientes:

100 g. de manteca (mantequilla)
120 g. de azúcar
2 huevos
1 cdita. de esencia de vainilla
370 g. de harina 0000 y algo extra para la mesada
1 cdita. de polvo para hornear
1 pizca de sal fina
450 g. de mermelada de damascos de buena consistencia
Un poco de huevo batido para pintar

Preparación:

Mezclar 100 g. de manteca blanda con 120 g. de azúcar, perfumar con 1 cdita. de esencia de vainilla y agregar 2 huevos. Integrar bien.

Mezclar aparte 370 g. de harina 0000 con 1 pizca de sal fina y 1 cdita. de polvo para hornear. Agregar a la preparación anterior y formar una masa tierna, que no se debe amasar.


Dividir la masa en dos partes, una un poco más grande que la otra, aplanadlas un poco y envolverlas en film adherente. Llevar a la heladera durante 20 minutos. Colocar la porción más grande sobre la mesada enharinada y formar un círculo con la ayuda de un rodillo. Doblar la masa para trasladarla con mayor facilidad a una tartera apenas enmantecada. La masa es muy tierna, no importa si se deshace un poco, ya que se terminará de dar forma con los dedos dentro de la tartera.

Una vez que se extendió cubriendo en forma uniforme la base y las paredes, rellenar con 450 g. de mermelada de damascos, formando una capa de aproximadamente 1 cm. de espesor. En caso de utilizar dulce de membrillo, se debe aligerar utilizando la proporcion de 350 g. de dulce + 100 c.c. de agua caliente.

Llevar la porción restante de masa sobre la mesada abundantemente enharinada y doblar sobre sí misma tres o cuatro veces para que absorba un poco de harina y sea más sencillo cortar y manipular las tiras del enrejado. Estirar con el rodillo, formando un círculo de superficie similar a la de la tartera. Cortar tiras de 1,5 cm. de ancho y trasladar sobre la mermelada con la ayuda de un cuchillo largo.

Disponer las tiras cruzadas en dos diferentes direcciones para formar un enrejado, asegurando los extremos al borde de las paredes de la masa. Incrustar los dientes de un tenedor a lo largo de todo el borde, para lograr una mejor terminación.


Pincelar con huevo batido las tiras y el borde de la masa. Llevar a horno precalentado a 140° C durante 40’, hasta que la masa se note un poco dorada.

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Solo los usuarios registrados que hayan comprado este producto pueden hacer una valoración.