Mermelada de Frutilla

Categoría:

Se suele creer que la mermelada o compota es un alimento alto en grasas y perjudicial para nuestra salud. Pero lo cierto es que se trata de una sustancia que nos aporta numerosos beneficios y nos ayudan a mantener una dieta equilibrada. La mermelada de fresa es una de las más deliciosas y consumidas.Para la elaboración de la mermelada de fresa, como ocurre con cualquier clase de compota, se requiere de grandes cantidades de azúcar. A pesar de ello, este alimento no nos aporta grasas, sino la glucosa necesaria para pasar el día y cumplir con todas nuestras responsabilidades. Por eso la mermelada es ideal para comenzar la jornada, y es muy frecuente en las dietas de los deportistas.

Beneficios de la Mermelada de Fresa o Frutilla

La mermelada supone una importante fuerte de energía, gracias en gran parte a que contiene toda la pulpa de la fruta, así como su piel y sus semillas en muchas ocasiones. En el caso de la mermelada de fresa, mantiene todas las propiedades de esta fruta. Por ejemplo, contiene un alto porcentaje de vitamina C, incluso más que muchos cítricos; de hecho, 100 gramos abarcan la cantidad diaria recomendada. Gracias a esta sustancia tiene efectos antioxidantes, fortaleciendo además el sistema inmune. Las fresas contienen más de un 80% de agua en su composición, lo que les confiere propiedades diuréticas. Por ello, este alimento es ideal para personas que quieran perder peso, y especialmente para aquellas que tiendan a retener líquidos. También recoge una importante cantidad de Omega3, sustancia que favorece la elasticidad de la piel. Esto también hace a las fresas muy recomendables para personas con problemas de colesterol. También aportan potasio, magnesio, fibra, hierro, fósforo, yodo y calcio. Poseen también vitaminas A, E, B1, B2, B3 y B6. Además, el alto porcentaje de ácido salicílico que contiene hace que esta fruta sea un excelente antiinflamatorio y un buen anticoagulante natural. Todo esto ayuda a prevenir enfermedades cardiovasculares y degenerativas.

Receta de la Mermelada de Fresa

Podemos elaborar la mermelada de fresa en nuestra propia casa, de manera que conserve todos los beneficios de esta fruta. Una buena receta para ello, sencilla y fácil de realizar, es la siguiente.

Receta de mermelada de fresa

En realidad podemos usar varias frutas para seguir esta receta. En el caso de utilizar fresas, el tiempo de preparación será menor, ya que esta fruta se cuece muy rápidamente (20 minutos aproximadamente). Los pasos a seguir son los siguientes:

1. Lo primero que debemos tener en cuenta es la elección de las fresas, que tienen que ser muy maduras y dulces para potenciar el sabor de la mermelada. Con 100 gr. de fresas bastará.

2. Es fundamental lavar bien las fresas y eliminar sus rabillos antes de comenzar a cocinar.

3. A continuación, poner las fresas dentro de un cazo, con agua y 600 gr. de azúcar. Remover a fuego lento, mezclando bien todos los ingredientes. Pueden añadirse, opcionalmente, una vaina de vainilla para darle sabor.

4. También es opcional dejar macerar las fresas y el azúcar durante una noche para obtener una textura más suave.

5. Cuando el agua alcance su punto de ebullición, mantenerlo durante 20 minutos, removiendo de forma regular. Pasado este tiempo, bajar un poco el fuego.

6. Para comprobar si la mermelada está lista, debemos poner una gota de la misma en un plato frío. Si ésta se cuaja rápidamente, significa que ya está lista.

7. Ahora llega el momento de pensar en la conservación de la mermelada de fresa. Antes de introducirla en los botes habrá que prepararlos, pasando los frascos y sus tapones por agua hirviendo, y dejándolos secar.

8. Una vez secos, podemos verter la mermelada en los botes. Seguidamente tenemos que cerrarlos y ponerlos boca abajo. Cuando se enfríen, guardar en la nevera.

Empanadillas dulces de fresa

Ingredientes

  • 125 g de harina
  • 100 g de mantequilla
  • 2 quesitos cremosos
  • 100 g de mermelada de fresa
  • Una cucharada de naranja rallada
  • Un poco de sal
  • *Opcional una cucharadita de anís

Preparación

Precalentar el horno a 180 grados. A continuación en un recipiente mezclamos la harina junto con los quesitos cremosos, la cucharada de anís, la ralladura de naranja, también la mantequilla y un poco de sal. Trabajamos los ingredientes anteriores hasta lograr una masa. La moldeamos con las manos formamos una bola y la dejamos reposar en la nevara una hora.El porqué se debe dejar reposar las masas es para que fermenten y luego la masa nos crezca cuando le demos calor. La diferencia entre dejar reposar masas para un bizcocho, o para pan por ejemplo es mucha. Al amasar hemos creado burbujas de aire y con el reposo la masa crecerá de tamaño.Seguidamente en una superficie lisa espolvoreamos un poco de harina para evitar que se nos pegue la masa. Extendemos la masa con ayuda de un rodillo y luego cortamos en círculos de unos 5 cm. Rellenamos estos círculos con la mermelada de fresa.Cierra las empanadillas como si fuera un sobre y aprieta con los dedos para sellarlas. En este momento si quieres guardarlas en el congelador solo tienes que envolverlas con un film de plástico o papel de horno para que no se peguen entre si dejar enfriar y congelar.Mientras tanto para las que vamos a hornear,  prepara una bandeja de horno con papel de horno o un poco de mantequilla para que no se pequen. Hornear durante unos 8 minutos más 2 de reposo.Dejar enfriar y servir frías o a temperatura ambiente adornadas con algunas fresas.

Empanadillas dulces

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Solo los usuarios registrados que hayan comprado este producto pueden hacer una valoración.