Pimienta Negra

Categoría:

Es la drupa cosechada a mitad de la maduración de la planta de la pimienta común (piper nigrum). Su cáscara es rica en terpenos olorosos que aportan toques cítricos, leñosos y florales. Es muy aromática.Es una planta muy antigua, cuyos orígenes se ubican en la India.  Alejandro Magno la habría introducido en Grecia (siglo IV a.C.).  Para tener una idea de su exclusividad y rareza basta considerar que era usada como moneda de cambio en la Edad Media.Pierde sabor y aroma si no se conserva herméticamente almacenada. También es sensible a la luz.  Es por esta razón que se prefiere su uso recién molida. Se utiliza en todo el mundo como condimento, tanto para embutidos como para guisos o platos recién servidos.

En la antigüedad la pimienta negra tenía un valor tan elevado, que además de como condimento, también se empleaba como moneda y para ofrecer ofrendas a los dioses.

El grano de pimienta es el fruto de una planta denominada Piper nigrum, originaria de la India y sus tres clases más conocidas pertenecen a ella. La única diferencia entre la pimienta negra, blanca y verde es el momento de recolección y su tratamiento posterior. Concretamente, la pimienta negra se trata del fruto de la planta de pimienta negra de la familia Piperaceae y se emplea como una especia para dar sabor a los platos, pero también por sus propiedades medicinales. Contiene vitamina A, vitamina C, vitamina K, folato y colina, además de minerales como el potasio, fósforo, magnesio y calcio.

Es posible que te pierdes entre las múltiples ventajas que este condimento aporta a tu organismo. Comenzaremos por subrayar que se trata de una rica fuente de minerales y que presenta un alto contenido de fibra dietética junto a una cantidad moderada de proteínas y carbohidratos.

Si quieres mejorar tus digestiones, añadir pimienta a la comida es idóneo para evitar la diarrea, el estreñimiento y los cólicos, ya que aumenta la secreción de ácido clorhídrico en el estómago, favoreciendo el proceso digestivo.

La piperina es un compuesto que estimula de forma natural la liberación de las enzimas digestivas del páncreas, según un estudio publicado en Critical Reviews in Food Science and Nutrition. También previene la formación de gases intestinales y favorece la sudoración y la micción.

Por otra parte, las comidas picantes en general son una manera de perder peso de forma natural: la capa externa de los granos de pimienta contribuye a la descomposición de las células de grasa.

La pimienta también constituye un poderoso remedio casero contra la gripe, puesto que la capsaicina estimula las secreciones que contribuyen a aflojar el moco y despejar la respiración. Sus propiedades expectorantes te ayudan a eliminar la mucosidad y previenen contra el asma. 

Esta especia también tiene propiedades beneficiosas contra la aparición del cáncer: según una investigación llevada a cabo en la Universidad de Michigan en Estados Unidos, la piperina obstaculiza el crecimiento de las células madre. También mejoran la biodisponibilidad -maximizando la eficiencia de otros alimentos que consumimos- y propician el buen funcionamiento cognitivo, previniendo contra el Alzheimer y otras enfermedades degenerativas. 

Otra de sus funciones es antioxidante, dada por la presencia de vitamina C y beta carotenos, que previenen la oxidación celular y protegen las células contra los efectos de los radicales libres, responsables del envejecimiento.

También es buena para la piel: gracias a la piperina, los tratamientos tópicos con pimienta negra tienen un efecto positivo en la producción de melanina según un estudio del King’s College London. Por último, sus propiedades antibacterianas ayudan a combatir las infecciones y las picaduras de insectos. 

Entrecot con salsa de pimienta negra

Ingredientes

 

1 cucharada de pimienta negra en grano

1 nuez de mantequilla sin lactosa,

1 vaso de caldo de carne

1/2 vaso de nata o crema

2 piezas de entrecot de ternera

perejil

tomillo

sal

aceite de oliva virgen extra.

Masajear la carne con aceite de oliva virgen extra y sazonar ligeramente con tomillo. Reservar.

Derretir la mantequilla en una sartén o cazuela con los granos de pimienta, dejando que empiecen a soltar su aroma. Añadir el caldo, removiendo bien, y después la nata para cocinar . Llevar a ebullición, bajar el fuego y dejar reducir durante unos 15 minutos.

Cuando la salsa esté lista, preparar la carne. Poner una parrilla o plancha al fuego, y cuando esté bien caliente añadir los entrecots. Cocinar sólo un par de minutos por cada lado, o al punto que más guste. Sazonar con sal y perejil y servir con la salsa.

Entrecot con salsa de pimienta negra sin lactosa

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Solo los usuarios registrados que hayan comprado este producto pueden hacer una valoración.