Pistachos Pelados

Categoría:

El pistacho es un fruto seco de pequeño tamaño, alargado con una cáscara dura, delgada y de color marrón claro. La parte comestible es verde-amarillenta y tierna. Se usan en productos comestibles y hasta en cosméticos, por lo que hay mucha demanda. El pistacho es un fruto de gran categoría y es muy apreciado tanto para su consumo en fresco como para la industria. Los pistachos son el fruto del pistachero, un árbol pequeño originario de la región de oriente medio, desde Grecia hasta hasta Pakistán y Afganistán. A día de hoy, Irán es el principal productor de pistachos del mundo, seguido por Estados Unidos, aunque el árbol se ha extendido a muchos otros países, incluida España. La parte que nos comemos es de hecho la semilla, que se encuentra en el interior de un fruto que la mayoría jamás hemos visto. Las semillas se comen tostadas y saladas o bien en recetas como guarniciones, en salsas o en postres.

Propiedades del pistacho

Los pistachos son enormemente nutritivos: unos 30 gramos tienen aproximadamente 156 calorías, 8 gramos de hidratos, 3 de fibra, 6 de proteínas, 12 de grasas (el 90% son grasas saludables), además de potasio, fósforo, vitamina B6, cobre y manganeso entre otros. De hecho, los pistachos son uno de los alimentos más ricos en vitamina B6, importante para muchas funciones del cuerpo, como la regulación del azúcar en la sangre y la formación de hemoglobina.

Son ricos en antioxidantes

Los antioxidantes son esenciales para la salud, ya que previenen el daño celular y reducen el riesgo de enfermedades como el cáncer. Los pistachos contienen más antioxidantes que la mayoría de los frutos secos y las semillas. Solo las nueces tienen más. Por otro lado, son los más ricos en luteina y zeaxantina, antioxidantes especialmene involucrados en la salud de nuestros ojos, a los que protegen del daño causado por la luz azul y por la degeneración macular asociada a la edad.Además, los antioxidantes presentes en los pistachos han demostrado ser especialmente fáciles de absorber durante la digestión.

Menos calorías, muchas proteínas

Comer frutos secos tiene muchos beneficios para la salud, pero también supone consumir muchas calorías. Los pistachos están entre los frutos secos menos calóricos: consumir unos 30 gramos de pistachos supone ingerir unas 156 calorías, mientras que las nueces tienen 183 y las avellanas, 173. Además, el 20% del peso de los pistachos son proteínas, lo que los sitúa en este apartado solo por debajo de las almendras.

Ayudan a adelgazar

Aunque los frutos secos son alimentos con alta densidad calórica, se consideran buenos aliados a la hora de adelgazar por su aporte de grasas sanas, proteínas y fibra. Pocos estudios han analizado los efectos de los pistachos sobre el peso, pero los que hay son prometedores. Los pistachos son ricos en fibra y proteínas, que aumentan la sensación de saciedad, ayudando a sentirte más lleno comiendo menos. En un programa de 12 semanas para perder peso, aquellas personas que comían unos 50 gramos de pistachos al día como merienda consiguieron reducir su masa corporal más que aquellas que comieron lo mismo en galletas. En otro estudio de 24 semanas con personas con sobrepeso, se observó que las personas que obtenían el 20% de sus calorías de pistachos perdieron 1,5 centímetros de cintura más que las que no comieron pistachos. Además de las proteínas y la fibra, otro factor que puede contribuir a las propiedades adelgazantes del pistacho es que sus grasas podrían no absorberse del todoAlgunos estudios han demostrado la mala absorción de las grasas de los frutos secos, algo que ocurre porque parte de esas grasas está dentro de las paredes celulares, evitando que se disuelvan en el tracto digestivo. Por último, gracias a que hay que pelarlos/abrirlos, los pistachos son perfectos para comer de forma más pausada y consciente, fijándonos en lo que comemos y parando cuando estamos llenos. Un estudio observó que, en el mismo tiempo, una persona come un 41% menos de pistachos sin se los dan con cáscara que si se los dan pelados. Los pistachos parecen tener un efecto positivo en el colesterol, así como en la tensión sanguínea, ayudando de ambas formas a combatir las enfermedades cardiovasculares. Varios estudios han analizado y concluido que el consumo de pistachos ayuda a reducir el colesterol mal y a aumentar el bueno, sin alterar de forma negativa los niveles lipídicos en la sangre. Además, parecen reducir la tensión de forma más efectiva que otros frutos secos.

Ayudan a controlar el azúcar en la sangre

Aunque son altos en hidratos de carbono, los pistachos tienen un bajo índice glucémico, lo que significa que no causan un pico acentuado en los niveles de glucosa después de comerlos, y de hecho pueden ayudar a controlar el azúcar de la sangre. Un estudio ha demostrado que añadir unos 50 gramos de pistachos a una dieta rica en carbohidratos ayuda a reducir el aumento de azúcar en la sangre posterior a las comidas entre un 20 y un 30% en personas sanas. En otro estudio, personas con diabetes tipo 2 mostraron una reducción del 9% en los picos de azúcar tras comer unos 25 gramos de pistachos dos veces al día durante 12 semanas.

Terrina de pollo con pistachos

 

 

  • Forraremos un molde rectangular con  papel de hornear, la base y los laterales.
  • Estiraremos las lonchas, para alargarlas más y las uniremos por los lados, forrando el molde. Cortaremos algunas por la mitad, para forrar los extremos del molde y reservaremos otras.
  • Calentaremos el aceite de oliva en una sartén y rehogaremos la cebolla picada, hasta que esté blanda unos 5 minutos.
  • En un bol grande, mezclaremos la carne de las salchichas, sin piel, los higadillos de pollo, los contramuslos de pollo, los trozos de manzana, la nuez moscada, los pistachos, el pan rallado, el jerez o el coñac.
  • Finalmente incorporaremos la cebolla, las sal y la pimienta negra.
  • Verteremos la mezcla en el molde forrado con el jamon, presionándola bien, que nos quede bien compactada.
  • Doblaremos los extremos del jamon por encima, tapando los huecos con las lonchas reservadas.
  • Cubriremos el molde con papel de aluminio y lo pondremos en una bandeja de horno, vertiendo agua caliente, hasta la mitad de su capacidad.
  • Introduciremos la bandeja en el horno, previamente calentado a 180ºC., durante 90 minutos, al baño María.
  • Sacaremos la terrina del horno, dejándola enfriar, cubriendo la parte superior con pesos y reservándola en la nevera, hasta el día siguiente.
  • Desmoldaremos la terrina y la cortaremos en rebanadas gruesas.
  • Podemos acompañarlas con algunas lechugas o con unos rábanos.

Terrina de pollo con pistachos

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Solo los usuarios registrados que hayan comprado este producto pueden hacer una valoración.