Romero

El Romero (Rosmarinus officinalis) es una planta proveniente del mediterráneo que además de en la cocina se utiliza para tratar muchos problemas de salud como problemas digestivos, el sobrepeso o la caída del pelo. Sus propiedades culinarias y su intenso aroma hacen que el uso más extendido del romero sea como condimento en numerosas recetas para resaltar el sabor de las comidas. Uno de sus usos más curiosos es como repelente de mosquitos, pulgas u hormigas y también se utiliza para fabricar jabones aromáticos.

El romero puede consumirse en infusión, en vino o en aceite. Estas son sus diferentes formas de preparación:

  • Las infusiones de romero se realizan dejando hervir en agua la planta durante unos minutos. Posteriormente se deja reposar, se cuela y ya está lista para beber.
  • Para su preparación en el caso del vino hay que macerar 40 gramos de sumidades florales durante 40 días en un litro de vino tinto.
  • Y para el aceite, hay que triturar 10 gramos de hojas y llevarlas en 100 cc. de aceite vegetal, bien tapado, durante dos horas al baño maría. Después, filtrar y envasar. No podemos olvidar las propiedades alimentarias del romero, ya que se trata de un reconocido condimento que potencia el sabor de los platos, sobre todo en el caso de las carnes. Debe utilizarse con prudencia puesto que su sabor es bastante fuerte.
Utilizado en aromaterapia

El aceite esencial de romero también es muy utilizado en el mundo de la aromaterapia por su fuerte capacidad vigorizante. Esta esencia mejora el sistema inmunológico debido a su activación de la circulación sanguínea al mismo tiempo que actúa para prevenir las alergias y los problemas de vías respiratorias.Desde el punto de vista de la aromaterapia es un importante equilibrador de la transmisión del sistema neuro-funcional, evita la somnolencia y ayuda a la concentración, convirtiéndose así en un estimulante muy adecuado para los niños. Para concluir, pueden mencionarse otros usos del romero que van más allá de lo puramente medicinal. Por ejemplo, suele usarse como ambientador introduciendo un puñado de flores secas en una bolsa de tela o como purificador de agua contaminada. Para ello se hierve el agua contaminada y se le añade un trozo de planta seca eliminando así las bacterias que hubiera en el líquido.

Focaccia con tomates, cebolla y romero

 

Ingredientes

 

  • 2 cucharadas de azúcar
  • 2 cucharaditas de levadura seca
  • 3 ½ tazas de harina sin blanquear
  • 1 cucharadita de sal marina gruesa
  • ¼ de taza de aceite de oliva y algo más para “pintar” las focaccias
  • 2 cucharadas de harina de maíz corn meal para espolvorear en las bandejas donde se van a hornear las focaccias
  • 1 cebolla grande cortada en juliana
  • las hojas de 3-4 ramitas de romero
  • 2 tazas de tomates perla o cereza

    Elaboración paso a paso

    • En un tazón pequeño disuelve el azúcar en el agua.
    • Añade la levadura y deja reposar hasta que la levadura esté espumosa, unos 15 minutos.
    • En el tazón de un batidor de pie o en un procesador de alimentos, utilizando la hoja de amasar, mezcla la harina con el agua, el azúcar, la levadura y el aceite de oliva.
    • Procesa hasta que la masa se convierta en una pelota, alrededor de 1,5 minutos.
    • Aumenta la velocidad y sigue procesando, añadiendo más harina si es necesario, por 3 minutos más o hasta que la masa esté suave y elástica.
    • Coloca la masa en un tazón engrasado con aceite de oliva.
    • Con una brocha, cubre la masa con aceite de oliva.
    • Cubre el tazón con una toalla de cocina húmeda.
    • Deja reposar hasta que la masa doble su tamaño, por lo menos 30 minutos.

      Mientras tanto, en una sartén grande a fuego medio, agrega el aceite de oliva y sofríe la cebolla con el romero durante 5 minutos hasta que estén traslúcidas.
      Retira del fuego y reserva.
      Cubre dos bandejas para hornear con papel pergamino y espolvorea la harina de maíz.
      Divide la masa en dos y extiende cada mitad sobre las bandejas, dándoles una forna oblonga de media pulgada (1,25 cms) de espesor.
      Cubre la masa con papel plástico y deja reposar por 15 minutos.
      Precalienta el horno a 400 ° F.
      Descubre la masa y presiona con los dedos para hacerle huequitos.
      Con la brocha, “pinta” la superficie con aceite de oliva.
      Coloca un tomate en cada huequito y esparce la cebolla y el romero en el tope.
      Espolvorea con abundante sal gruesa.
      Hornea en la rejilla inferior del horno por 20 minutos o hasta que las focaccias estén doradas.

    Focaccia de tomate con cebolla y romero - SAVOIR FAIRE by enrilemoine

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Solo los usuarios registrados que hayan comprado este producto pueden hacer una valoración.