Salsa de Rabano

Categoría:

El rábano picante (Armoracia rusticana) o rábano rusticano, es una planta crucífera que pertenece a la misma familia de la mostaza, el wasabi, el brócoli y la col. Aunque es originaria del sureste de Europa y Asia Occidental, en la actualidad es popular en todo el mundo. Se cultiva principalmente por su tubérculo, grande y blanco, que suele ser utilizado como verdura y especia en la cocina, o como remedio casero en la medicina natural. La raíz del rábano picante intacta apenas tiene aroma, sin embargo cuando se corta o se ralla, sus células producen compuestos volátiles muy penetrantes, especialmente isotiocianato de alilo (aceite de mostaza). Cuando este compuesto entra en contacto con el aire, se oxida, genera calor y produce un efecto lacrimógeno que irrita las membranas mucosas de la nariz y los ojos.

Propiedades nutricionales

Una cucharada de rábano picante rallado contiene aproximadamente: 1

  • Calorías: 7
  • Ácidos grasos omega-3: 7.9mg
  • Ácidos grasos omega-6: 42.7mg
  • Fibra: 0.5g (2%)
  • Sodio: 47.1mg (2%)
  • Vitamina C: 3.7 mg (6%)
  • Ácido fólico: 8,6mcg (2%)

Beneficios para la salud

Además de su uso como condimento en salsas y aderezos, a esta raíz picante se le atribuyen diferentes propiedades medicinales, que van desde el tratamiento de enfermedades respiratorias hasta la prevención del cáncer.

1. Poder antioxidante

El consumo de alimentos ricos en antioxidantes es nuestra primera línea de combate para prevenir y contrarrestar el daño oxidativo causado por los radicales libres. Precisamente, la raíz de rábano picante contiene diferentes compuestos de acción antioxidante, de ahí que su consumo regular nos ayude a prevenir el desarrollo de numerosas enfermedades. 2

Se sabe que algunos de los antioxidantes que se encuentran en este tubérculo son antimutagénicos, es decir, protegen al cuerpo de las mutaciones. Existe evidencia científica que demuestra que las mutaciones pueden ser responsables de las enfermedades del corazón y otros trastornos degenerativos comunes. 3

2. Propiedades antimicrobianas

El aceite responsable del sabor picante de este rábano (así como de la mostaza y el wasabi) se llama isotiocianato de alilo o aceite de mostaza. Se trata de un aceite incoloro al que se le ha atribuido un efecto antimicrobiano muy potente,  capaz de combatir un amplio espectro de patógenos. 4

La raíz de rábano picante también favorece a los fagocitos, un tipo de célula que absorbe y neutraliza a las bacterias patógenas, ayudando así a combatir las infecciones y las enfermedades. 5

3. Alivio de síntomas respiratorios

Debido a las propiedades antibióticas del rábano picante, su carne ha sido utilizada durante siglos en la medicina tradicional para tratar la bronquitis, la sinusitis, la tos y el resfriado común 6. En un estudio alemán, se comprobó la acción de un medicamento a base de raíz de rábano picante, en comparación con los antibióticos convencionales. Los hallazgos mostraron un resultado similar entre ambos tratamientos, especialmente para la sinusitis aguda y la bronquitis. 7 Teniendo en cuenta que los antibióticos convencionales causan efectos adversos y producen una mayor resistencia por parte de los microrganismos, estos hallazgos son emocionantes.

Por otra parte, el olor acre del rábano picante también es beneficioso en estos casos, pues ayuda a destapar las fosas nasales y expulsar el moco atrapado en el sistema respiratorio superior, aliviando los síntomas de sinusitis y acelerando la recuperación.

4. Tratamiento de infecciones en el tracto urinario

Una vez más, gracias a las propiedades antibióticas de su tubérculo, el rábano picante también puede utilizarse como tratamiento de las infecciones urinarias agudas, obteniendo incluso mejores resultados que algunos tratamientos antibióticos convencionales. 8 El glucósido sinigrín, presente en este rábano, es un compuesto conocido por su efecto diurético, de ahí que ayude a prevenir las infecciones renales y urinarias en general. 9

5. Buena salud digestiva

El rábano picante contiene enzimas que estimulan la digestión, regulan los movimientos intestinales y reducen el estreñimiento. Además, se dice que su consumo puede estimular la producción de bilis en la vesícula biliar, lo que ayuda a digerir mejor las grasas y disminuir los niveles de colesterol. 10 Aunque no es elevado, su aporte de fibra dietética es otro beneficio digestivo a tener en cuenta.

6. Propiedades antiinflamatorias y analgésicas

Aunque se necesita más evidencia científica para corroborar estos usos terapéuticos, lo cierto es que en la medicina tradicional el rábano picante es ampliamente utilizado por vía tópica para aliviar el dolor causado por lesiones, procesos inflamatorios, e incluso la artritis. 11 De hecho, se dice que esta raíz ya era utilizada en la antigua Grecia para aliviar el dolor de espalda, así como en el sur de las colonias estadounidenses para calmar los dolores de cabeza.

7. Prevención del cáncer

Los compuestos glucosinolatos del rábano rusticano no solo son responsables de su sabor picante, sino también de su poder anti-cancerígeno. Numerosos estudios han demostrado las propiedades del rábano picante para hacernos más resistentes al cáncer 12, así como para promover la muerte celular de las células cancerosas en casos de cáncer  de mama y de colon. Su capacidad para prevenir el daño oxidativo relacionado con los radicales libres también juega un papel en la lucha contra esta enfermedad. 1314

Dato curioso: el rábano picante tiene 10 veces más glucosinolatos que el brócoli; es por eso que incluso en pequeñas cantidades puede aportarnos muchísimos beneficios.

Datos de interés sobre el rábano picante que probablemente no sabías:

  • El rábano picante puede manchar la plata. Evita usar platos, cubiertos o joyas de plata cuando lo estés usando o preparando.
  • Aunque también se conoce como rábano de caballo, el rábano picante es realmente venenoso para los caballos.
  • En un estudio se demostró que una enzima contenida en el rábano picante, llamada peroxidasa, puede ayudar a limpiar las aguas residuales gracias a su capacidad para eliminar una variedad de contaminantes.
  • Gran parte de la producción de rábano picante (siembra, cultivo y cosecha) todavía se realiza a mano.

    Bocadillo de secreto de cerdo en pan pita

Ingredientes

  • 1 pieza de secreto de cerdo
  • pan de pita
  • hojas verdes (rúcula, canónigos, lechugas variadas..)
  • 3 c/s de puré o compota de pera
  • 1 c/s de pasta de rábano blanco
  • c/n de aceite de oliva virgen extra
  • pimienta negra recién molida
  • sal fina
  • sal Maldon.

Elaboración

Prepara en primer lugar la salsa de pera y rábano picante, para ello nosotros utilizamos un puré de pera muy concentrado, cocemos la fruta sin añadir azúcar hasta conseguir un puré ligeramente dulce por la propia fruta, y con una consistencia densa. En su defecto se puede utilizar compota de pera.

La pasta de rábano es, más que pasta, rábano blanco rallado, un poco picante y es comprada, es un tarrito de cristal que se puede encontrar en cualquier supermercado en la zona de productos internacionales o en conservas, es tradicional en la cocina alemana, entre otras.

Para preparar esta salsa simplemente mezclar la pera y el rábano, aderezar con un poco de sal, pimienta negra recién molida y aceite de oliva virgen extra, al gusto.

Corta dos laterales del pan, sean pitas redondas u ovaladas, que tengan el ancho del secreto de cerdo una vez cortado en cuatro porciones. A continuación abre el pan de pita con el cuchillo, como cualquier pan para bocadillo. Pon una plancha o sartén a calentar con un poco de aceite de oliva y tuesta en ella el pan pita por los dos lados, retíralo cuando esté crujiente y reserva.

Abreviaturas
c/s = Cuchara sopera
c/p = Cuchara de postre
c/c = Cuchara de café
c/n = Cantidad necesaria

Secreto de cerdo con salsa de pera y rábano picante en

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Solo los usuarios registrados que hayan comprado este producto pueden hacer una valoración.