Te Jazmin

El té de jazmín es una variedad de té que es consumida desde hace generaciones en el sudeste de Asia.  El té de jazmín se produce mediante la fusión de té verde con la fragancia de las flores de jazmín. Alivia el estrés y la tensión:  El efecto calmante del té verde, combinado con el aroma de jazmín, es muy beneficioso para aliviar el estrés. También puede reducir los síntomas de dolor, como los de los dolores de cabeza y los dolores musculares. De hecho, algunos estudios han demostrado que el aroma de jazmín puede bajar la frecuencia cardíaca y producir un efecto calmante que serena los sentidos.
Disminuye el riesgo de cáncer:  El té de jazmín es alto en antioxidantes y combate los radicales libres que se forman en el cuerpo y aceleran el proceso de envejecimiento.  Pero se ha demostrado también que los radicales libres tienen relación con el desarrollo del cáncer y, por tanto, mediante su reducción, se minimizan las posibilidades de manifestar la enfermedad.
Reduce el colesterol:  El jazmín baja la acumulación de colesterol y grasas no saludables en el cuerpo, a la vez que evita la formación de colesterol malo.  Esto reduce el riesgo de padecer enfermedades del corazón, así como accidentes cerebrovasculares. Reduce las posibilidades de padecer resfríados y gripe:  Beber té de jazmín ofrece propiedades antivirales y antibacterianas que ayudan en la prevención de las enfermedades respiratorias. Ayuda a bajar de peso:  Algunos estudios han confirmado una relación entre el consumo de esta bebida y la reducción de las células de grasa en el cuerpo, lo cual contribuye a la pérdida de peso.
Promueve el desarrollo de bacterias beneficiosa: Además de la lucha contra las bacterias, el té de jazmín es beneficioso para la formación de bacterias buenas, que ayudan al cuerpo en varias tareas importantes, como la digestión.Regula la circulación:  Beber té de jazmín es beneficioso también para la mejora de la circulación de la sangre.  Así, ayuda a prevenir algunas enfermedades tales como coágulos de sangre, placas arteriales, daño cerebral, trombosis y hipertensión arterial. Regula la producción de insulina: Se cree que el consumo de té de jazmín reduce las probabilidades de desarrollar diabetes, pues regula los niveles de azúcar y la formación de insulina en el cuerpo. El té de jazmín se prepara agregando flores y hojas de jazmín al té verde o blanco. Esta combinación se hizo muy popular en la dinastía china Ming y las ilustraciones de sus porcelanas muestran escenas de la vida cotidiana que incluyen las tazas de té con sus flores blancas.
El té de jazmín de buena calidad está perfumado con flores de jazmín frescas, mientras que las opciones asequibles están condimentadas con aceites de jazmín o extracto de jazmín. El resultado final produce un olor limpio y fragante, con un sabor dulce. También se suelen variar las proporciones entre las hojas y las flores de jazmín usadas, o el uso de hojas más o menos jóvenes. Tanto flores como hojas se dejan secar en una habitación cálidas y después de pueden enrollar, cortar en hebras, mezclarse con el té de base (generalmente verde), presentarse en bolsitas de té o en “perlas”. Estas se suelen fabricar con dos partes de flores y una de hojas de jazmín y son muy atractivas para presentarlas junto a la taza de té.

Arroz al Té de Jazmín

Medidor: vaso de yogur (equivale a 125 gramos)

La infusión

En un cazo ponemos a calentar 2 ½ vasos de agua. Antes de que rompa a hervir, vertimos el agua en un vaso junto a 1 flor de té de jazmín -en las tiendas especializadas en té, lo encontrarás-, tapamos y dejamos infusionar 3 minutos para que la flor se hidrate.

La cocción

Mientras la infusión se está haciendo, ponemos 2 vasos de arroz basmati en un bol debajo del grifo y lavamos -moviendo el arroz con las manos- con abundante agua hasta que ésta deje de estar tan blanca -ese color lo da el exceso del almidón de este tipo de arroz-. Colamos y dejamos que escurra hasta que la infusión esté lista. En una cazuela pequeña a fuego medio, ponemos 1 cucharada rasa de aceite de sésamo, calentamos el aceite ligeramente, incorporamos el arroz junto a ½ cucharadita de sal fina y removemos bien para que el aceite impregne los granos. Sacamos con cuidado la flor ya hidratada de la infusión echamos el té, removemos, colocamos la flor en el centro enterrada ligeramente en el arroz y dejamos que hierva a fuego medio -sin remover- hasta que la mitad del agua se haya consumido -veremos que se ha consumido cuando se empiecen a formar cráteres en el centro de la cazuela-. En ese momento bajamos al mínimo la temperatura, tapamos y dejamos que cueza durante 5 minutos. Terminada la cocción, dejamos que repose el arroz 5 minutos -sin destapar la cazuela- para que se termine de hacer. Sacamos la flor, soltamos el arroz moviéndolo con un tenedor, lo pasamos a un cuenco y colocamos la flor en el centro.Receta_cocina_arroz_te_jazmin-3

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Solo los usuarios registrados que hayan comprado este producto pueden hacer una valoración.