Vinagre de Vino

Categoría:

El vinagre de vino se usa en la mesa como condimento, pero también está indicado para algunos tratamientos de belleza. También es un producto que tiene un efecto beneficioso en nuestro organismo: está indicado en dietas bajas en calorías, no contiene colesterol y ayudaría a reducir los niveles de azúcar en sangre. Aquí están todas las propiedades del vinagre de vino.

El vinagre ya era conocido en la época de los antiguos egipcios, romanos y griegos, su primer uso se remonta al año 3000 a.C. Los egipcios lo usaban para sazonar y aromatizar los alimentos, mientras que Hipócrates lo usaba para curar las heridas de sus pacientes en el año 420 a.C. Descubramos entonces todas las propiedades del vinagre de vino para la salud y la belleza, y si hay alguna contraindicación.

¿Qué es el vinagre de vino?

El vinagre de vino blanco o tinto se obtiene mediante la fermentación de vino blanco o tinto por acción de las bacterias Acetobacter: éstas, en presencia de aire, oxidan el etanol contenido en el vino y lo transforman en ácido acético.

Además de usarse como condimento, el vinagre de vino también se usa para la conservación de productos alimenticios, ya que ayuda a reducir la carga microbiana que puede estar presente en los alimentos. La calidad final del vinagre depende de la calidad del vino de partida y de la tecnología de producción.

Propiedades del vinagre de vino.

El vinagre de vino es rico en sales minerales, incluyendo potasio, zinc, hierro, calcio, sodio y magnesio, así como enzimas, que atenúan la fermentación intestinal y ayudan a prevenir la inflamación articulada y la osteoporosis.

El vinagre también retrasa la digestión, eliminando la sensación de pesadez y aumentando la sensación de saciedad. Gracias a su bajo aporte calórico, es un condimento indicado en dietas bajas en calorías: 1 cucharada contiene 3 calorías, además está libre de colesterol, por lo que también puede ser consumido por personas con problemas cardiovasculares.

¿Cuales son los beneficios del vinagre de vino?

Los polifenoles de la uva hacen del vinagre un alimento antioxidante, capaz de combatir la acción nociva de los radicales libres, retrasando el envejecimiento celular.

Además, el vinagre podría mantener los niveles de azúcar en sangre bajo control, debido a la presencia de ácido acético, ayudando a reducir los niveles de azúcar en sangre.

El ácido acético también tiene la capacidad de reducir la acumulación de grasa en el cuerpo y de disminuir la presión arterial.

El vinagre también puede tener propiedades antitumorales, aunque aún no se han identificado las sustancias responsables de esta actividad.

Gracias a su efecto astringente, el vinagre de vino, al igual que el vinagre de manzana, ejerce una acción alisante sobre la piel, ya que favorece el cierre de los poros: se utiliza a menudo en tratamientos de belleza para la elaboración de mascarillas o envolturas para tonificar y regenerar la piel.

El vinagre de vino blanco aplicado sobre la piel, ayudaría a mantener alejados a los mosquitos, evitando así picaduras desagradables.

Contraindicaciones.

Para obtener los efectos beneficiosos del vinagre, es suficiente usar la cantidad necesaria que se usa habitualmente para aliñar la ensalada.

No se recomienda tomar grandes cantidades de vinagre si se sufre de acidez estomacal, pero también en diabéticos: el exceso de vinagre puede afectar la cantidad de glucosa e insulina en la sangre, además de tener un efecto aditivo combinado con medicamentos para la diabetes.

Además, el vinagre reduce la presión arterial: por lo tanto, no se recomienda si usted está tomando medicamentos antihipertensivos.

Patatas con mejillones en escabeche caliente casero

Ingredientes

  • Patata 2
  • Mejillones 12
  • Sal
  • Aceite de oliva virgen extra 100 ml
  • Diente de ajo 2
  • Vinagre 50 ml
  • Pimentón dulce 1 cucharada
  • Perejil fresco al gusto
  • Laurel 1 hoja

Para hacer los mejillones, la primera operación es limpiarlos bien y cocerlos en una cacerola con un dedo de agua y un poco de vino blanco a fuego vivo. En cuanto se abren, los sacamos y reservamos guardando el caldo de cocción bien colado.

Preparamos un adobo o escabeche casero dorando los dientes de ajo fileteados en una sartén con abundante aceite. Cuando los dientes de ajos estén dorados, apartamos la sartén del fuego y añadimos el pimentón, diluyendo inmediatamente. Incorporamos el vinagre y 50 ml de caldo de la cocción de los mejillones y dejamos que todo cueza durante dos o tres minutos.

Dejamos los mejillones que se escabechen en esta salsa, permaneciendo dentro de ella al menos 30 minutos. Mientras tanto freímos a fuego medio unas patatas cortadas en rodajas y cuando estén empezando a dorarse las sacamos de la sartén, subiendo el fuego al máximo. Cuando está bien caliente el aceite las volvemos a freír para dorar el exterior.

Ponemos las patatas repartidas en un plato y colocamos sobre ellas los mejillones escurridos distribuyéndolos de forma homogénea. Espolvoreamos con perejil fresco picado y añadimos una cucharada más del adobo por encima.

Patatas con mejillones en escabeche caliente casero, la receta de aperitivo para deslumbrar

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Solo los usuarios registrados que hayan comprado este producto pueden hacer una valoración.